José
Escort conocí en Madrid: Isabel
Valoración de la escort:
Implicación general:
Hace poco tuve la oportunidad de volver a encontrarme con a Isabel, persona excepcional y gran acompañante.
Había tenido un día bastante estresante en el trabajo y el tiempo no acompañaba demasiado, pero allí me presenté en el ático de mis perlas preferida a la hora acordada.
Al abrirme la puerta, me recibió ella, impecable como siempre, con una sonrisa en la boca, y mi corazón empezó a latir cada vez más profundamente, como si no nos hubiéramos conocido nunca.
Tras los saludos habituales, ofrecerme algo de beber y demás, pasamos a la habitación, esta vez, la que tiene una bañera de hidromasaje espectacular.
Ella se sienta en la cama, sirve la bebida, y me pregunta si me apetece sentarme a su lado... Cómo no me iba a apetecer?
Me siento, bebo un sorbo y me empiezo a dar cuenta que ella de había vestido exclusivamente para mí, medias negras de encaje, zapatos de tacón alto y un suéter brillante... simplemente perfecta.
Cuando se lo comento, ella se ríe, y nos empezamos a acariciar, haciéndome caer más y más en sus redes. Después de un poco más de conversación, ella propone relajarme, yo venía con traje y corbata, lo que parece que a ella le gustaba y me empezó a desnudar lentamente.
A continuación, ella se desnudó también, aunque se dejo las medias un rato más, pues ella sabe lo que me gusta acariciarlas, puso a llenar la bañera y me propuso hacerme un masaje relajante, simplemente perfecto.
Justo antes del masaje, le propuse una pequeña fantasía, que ella aceptó encantada. Durante el masaje, ella me hipnotizaría haciendo que me enamorara profundamente de ella (cosa que casi lo ha conseguido en realidad). Después, cada vez que escuchara la palabra "bombón", la tendría que besar profundamente en sus pechos, "capricho", tocarle las piernas (con sus espectaculares medias) y por último "cariño" debería chuparle por todo el cuerpo pero especialmente en su entrepierna.
Así empezamos a jugar empezando por cosas simples hasta terminar como os podéis imaginar en cosas algo más espectaculares... momento en el cual ella me dijo que le gustaría hacerme lo mismo!
Pasamos un tiempo conversando, entre bombones, caprichos y cariños, y os puedo asegurar que Isa es muy entregada, cariñosa y que da unos besos espectaculares en todos los aspectos, definitivamente terminó conquistándome...
Después nos fuimos al jacuzzi, donde terminamos relajándonos con un estupendo baño de espuma, muy especial que tampoco me esperaba.
Finalmente ya en la hora, nos secamos y ella se empeñó en ponerme la corbata de nuevo, cosa a la que no me pude negar...
Por último, lo que me gusta de esta casa es que las chicas también disfrutan, eso marca la diferencia!