Kiko
Escort conocí en Madrid: María y Lola
Valoración de la escort:
Implicación general:
Pedí el servicio de lesbico porque en una cita con maría me estuvo tentando. Me dijo que lola le ponía mucho y tenía muchas ganas de hacer un servicio con ella. Lo primero que pensé es que me estaba vendiendo la moto, pero la verdad es que con María me lo paso en grande, así que aproveché la paga de navidad y la promoción de 350 y quedé con ellas.
María es un cañón. Desde que abre la puerta hasta que te vas está jugando. Ya he tenido varias citas con ella y no defrauda, cada vez que la veo se esmera más. Su servicio es excelente y se implica mucho. Físicamente ya la podéis ver en sus fotos.
Lola es más joven y se nota, también tiene el cuerpo más joven, más terso y duro, poco pecho pero muy agradecido y un culo que hay que destacar.
Cuando me abrieron la puerta maría tenía una sonrisa de las que parecen despiadadas, lola se veía más tímida. Me sirvieron una bebida y no esperaron ni un minuto en empezar con el espectáculo. Yo estaba en uno de los sofás que tienen allí y ellas dos en el otro, maría empezó a besar a su compañera con mucha ansia, como si le tuviera ganas y la tumbó y desnudó enseguida. Iba a ser verdad eso de que le tenía ganas. Yo las miraba con un empalme de campeonato mientras maría abría las piernas a lola de manera que quedara totalmente visible para mí y empezó a comérsela y a meterle los dedos. Lola echaba la cabeza hacia atrás y se pellizcaba sus propios pezones, a ratos cogia del pelo a maría para acercarla más. Con todo el espectáculo yo ya estaba a punto así que le dije a maría que me pusiera la goma y a lola que se pusiera en cuatro. Nadie debería morirse sin vivir algo así. Empecé a darle a lola y oírla gemir es muy porno, maría abrió sus piernas y se puso delante de la cara de su amiga para disfrutar un rato. Imaginaos que panorama, no duré ni 5 minutos, así que nos dio tiempo a darnos una ducha y tener un segundo asalto.
Si te animas con un servicio así, no te dejes el francés final, no te imaginas lo que es tenerlas a las dos arrodilladas y mirándote con la boca abierta mientras terminas en sus caras. Para rematar, María lamió la cara a lola justo antes de meterle la lengua en la boca. Nunca había imaginado que algo así pudiera pasarme. Aun estoy flipando.

Después de esta experiencia tan increíble, mi siguiente plan es una fiesta con tres chicas, pero mucho me temo que tendré que esperar a la extraordinaria de verano!
Hippie Pijo
Escort conocí en Madrid: Lola
Valoración de la escort:
Implicación general:
Fantástico momentos con Lola simpática natural y una fiera en la cama
Es tal como se la ve en las fotos, morena, risueña y con muchísimas ganas de complacer